¿Se puede vivir en soledad?

La soledad cuando llega a ti y te toca la puerta, te provoca una profunda confusión de sentimientos, puedes amarla u odiarla; abrazarla o huir de ella; te deprimes o te alegras; te conforta o te hace sentir vacía. Esta es mi historia de cómo logre atravesar la soledad

Estando en Venezuela siempre me sentí sola pese a estar rodeada de muchas personas, seres queridos e incluso de compañeros de trabajo con los que compartía el mayor tiempo del día. Y aunque sabía que ese sentimiento de vacío era señal de que la soledad estaba tocando mi puerta, yo buscaba la forma de estar siempre ocupada con el trabajo o de estar rodeada de amistades con el fin de hacerme la sorda y la loca para no abrirle a ella que seguramente traería para mi momentos de tristeza y amargura.

¿Has tenido en algún momento de tu vida que atravesar la soledad?

Seguramente si te has sentido sola o solo, porque a todos nos pasa lo mismo. Nos mudamos a otra ciudad o país donde no conocemos a nadie; porque tu pareja te abandonó; porque te das cuenta que has perdido a tus amigos por estar ocupada trabajando; porque siempre cultivaste grupos pequeños de amistades y ahora no están para ti…

No se cual sea tu caso, lo que si se es que en momentos como esos es cuando la soledad llega de visita y comienzas con una resistencia tonta de no dejarla entrar. Te cuento que la soledad no es buena ni mala, yo diría que tiene de las dos. Hay quienes se adaptan a ella rápidamente y llega a tener una relación de amor y odio; es como cuando disfrutas de estar sola pero por ratitos porque luego deseas profundamente estar acompañada. Pero hay otro grupo de personas que definitivamente no soportan estar solas y verdaderamente sufren cuando lo están.

Yo era de ese último grupo, odiaba estar sola y hoy se perfectamente que era porque no sabía como hacerlo. Esta intolerancia a la soledad me llevó a trabajar por casi dos décadas de lunes a lunes, sin descanso – de hecho nunca pedí vacaciones- . Otras personas también intolerantes a la soledad buscan constantemente una pareja, amigos, convirtiéndose en dependencia emocional. Que es cuando mi estado de ánimo depende de si estoy trabajando o no, de si estoy con pareja o no, de si tengo amigos o no… En consecuencia no era feliz porque siempre dependía de los demás para no sentirme sola.

¿Cómo superar el sufrimiento de la soledad?

Al llegar al Ecuador enfrente mi peor miedo, estar completamente sola. Recuerdo que muchas noches llore desconsoladamente en el sofá donde me tocó dormir mis primeros meses en ese país. Hasta que un día entendí que tenía que dejar ver a la soledad como algo negativo o castigo divino; y comenzarla a ver como un regalo de la vida, como una oportunidad para crecer y conocerme a profundidad; para amarme y respetarme; para organizar mi tiempo sin depender de nadie; para usar mi tiempo libre en cosas productivas como aprender nuevas habilidades o simplemente para deleitarme leyendo un libro que me inspire a ser mejor.

Si tu sientes deprimido o triste porque crees que esta solo, déjame decirte que lo mejor que puedes hacer es abrir esas puertas para que entre la soledad a tu vida. Todos necesitamos en algunos momentos de nuestra vida estar solos, eso nos ayuda a tener el tiempo para consentirnos y dedicarnos durante horas para hablar con uno mismo sin interferencias.

¿Sabes lo que descubrí al estar sola? Que me gusta lo que vi dentro de mi, que me amo inmensamente, que me respeto, me valoro, que soy feliz muy feliz en este momento de mi vida. Si a ti te pasa lo contrario, te cuesta tolerar la soledad es porque no te soportas a ti mismo, y eso no está mal, lo que si debes revisar que es lo que hay dentro de ti, porque evidentemente lo rechazas.

Lo correcto es que todos aprendamos a vivir solos, es una etapa de nuestra vida para reencontrarnos y dar orientación acertada al propósito que nos ocupa. La soledad es una visita, no es para siempre así que aprovéchala, disfrútala al máximo, aprende de ella… Ya veras que grandes cosas vendrán a tu vida para seguir haciéndote feliz. Irama Gil

50 frases inspiradoras para seguir adelante

Sabemos que muchas veces necesitas ese empujoncito que te lleve a dar el primer paso hacia el logro de tus metas. Quizás porque eres de los que les cuesta expresar lo que siente y por ende no hablas con nadie para buscar esa palabra de aliento que seguro estás necesitando en este preciso momento o, tal vez, piensas que como eres el líder nos puedes mostrar “debilidades”, pero, olvidas que en tu condición de ser humano también tienes momentos en los que puedes flaquear.

Es por ello que hoy, queremos regalarte 50 frases inspiradoras que te ayudarán a mantenerte enfocado en tus objetivos, te recordarán lo valioso que eres y el gran potencial que tienes para lograr todo lo que te propongas; además, te darán ese espaldarazo que te dibujará una sonrisa en el rostro y te harán salir a comerte el mundo.

Puedes leerlas al azar y tomar tu frase del día, o puedes leerlas una a una y adoptarlas como parte de tu estilo de vida. Lo más importante siempre va a ser aplicar cada consejo para que se convierta en una verdadera enseñanza y que seas tú quien gracias a tus propias experiencias de vida, seas el ejemplo de inspiración de todos los que te conozcan, y por qué no, un ejemplo a seguir para este mundo.

Frases para elevar tu talento

1- “Lo más difícil acerca del éxito es que tienes que mantenerte siendo exitoso. El talento es solo el punto inicial en el negocio. Uno tiene que mantener ese talento funcionando”.

Irving Berlín

2-·”La muerte no es la pérdida más grandes de la vida. la pérdida más grande es lo que muere dentro de nosotros cuando estamos vivos”.

Norman Cousins

3- “Hay muchas cosas que atraen mis ojos, pero hay pocas que atraen mi corazón. Son ésas las que deseo buscar”.

Tim Redmond

4- “No dejes que el ayer se lleve mucho del hoy”.

Will Rogers

5- “Hoy solo me permito ser feliz”.

Anónimo

6- “Prefiero ser señalado por haberme equivocado que pasar desapercibido por nunca haberme atrevido a nada”

Anónimo

7- “No podemos convertirnos en lo que necesitamos ser si seguimos siendo lo que somos”

Max Depree

8- “Aquel que ha dado lo mejor de sí en su propio tiempo ha vivido para todos los tiempos”

Johann Von Schiller

9- “Encontraremos el camino o lo haremos”

Aníbal

10- “Muchos de los fracasados de la vida son aquellas personas que no se dieron cuenta qué tan cerca estaban del éxito cuando se rindieron”

Thomas Edison

11-La adversidad siempre es el compañero del progreso. Cada vez que queremos ir hacia adelante, los obstáculos, las dificultades, los problemas y los predicamentos vendrán a entrometerse

Jhon Maxwell

12- “Un triunfador sabe cuánto tiene todavía que aprender, aun cuando es considerado un experto por los demás. Un perdedor quiere ser considerado un experto por los demás, antes de que haya aprendido lo suficiente para saber lo poco que conoce”

Sydney J. Harris

13- La autodisciplina es la habilidad de hacer lo que es correcto aun cuando uno no tenga ganas de hacerlo

14- “El hombre que no tiene una vida interna es esclavo de sus alrededores”

Henri Fredereic Amiel

15- “La gloria de la amistad ni se encuentra en la mano extendida, ni en la sonrisa amable, ni en el gozo de la compañía; se encuentra en la expresión espiritual que surge cuando se descubre que alguien más cree en nosotros y está dispuesto a confiar en nosotros”

Raph Waldo Emerson

16- “Mi filosofía es que no solamente seas responsable de tu vida, sino que dar lo mejor de ti en este momento te colocará en el mejor lugar para el siguiente momento”

Oprah Winfrey

17-“Haz lo que puedas con lo que tienes, donde estés”

Theodore Roosevelt

18-“Bienaventurados los que se ríen de sí mismos, porque nunca cesarán de entrenarse”

proverbio chino

19- “El valor…es la virtud universal de todos aquellos que escogen hacer lo correcto por encima de lo urgente”

Florence Nightingale

20- “No tengas miedo de dar lo mejor de ti en lo que parece ser algo sencillo. Cada una de esas conquistas te hace más y más fuertes”.

Dale Carnegie

Frases para el éxito

21- “Un deseo ardiente de ser y hacer es el punto inicial desde el que el soñador debe lanzarse”.

Napoleón Hill

22.- “No caigas en la trampa de las excusas. Esfuérzate en realizar las correcciones necesarias y en formar en ti los hábitos que te permitirán alcanzar tu meta”.

Vince Lombardi

23- “Si realmente deseas algo, no podrás obtenerlo a menos que estés dispuesto a pagar el precio. Este precio significa trabajar mejor y más duro que la persona que está junto a ti y desea lo mismo que tú”

V.L

24- “No somos seres humanos que tienen una experiencia espiritual. Somos seres espirituales que tiene una experiencia humana”

Teilhard de Chardin

25 “El secreto de un negocio está en saber algo que nadie sabe”

Aristóteles Onassis

26.- “Alcance usted mismo la salvación. No dependa de los demás”.

Buda

27–“Cuando se patina sobre una fría capa de hielo, nuestra seguridad depende de nuestra velocidad”.

Ralph Waldo Emerson

28.- “Hay dos formas de ver la vida: Una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro”.

Albert Einstein

29.- “Tienes que despertarte cada día decidido si quieres acostarte satisfecho”.

George Lorimer

30.- “La desesperación es la materia prima del cambio drástico. Solo aquellos que pueden dejar atrás todo en lo que siempre creyeron pueden aspirar a escapar”

William S. Burroughs

31.- “Todo suceso tiene un por qué y toda adversidad nos enseña una lección”

Robbin Sharma

32.- “Una de las cosas más trágicas que conozco sobre la naturaleza humana, es que todos nosotros tendemos a postergar la vida. Todos estamos soñando con un mágico jardín de rosas en el horizonte en lugar de disfrutar las rosas que están floreciendo afuera de nuestras ventanas hoy”.

Dale Carnegie

Frases sobre liderazgo

33.- La única manera de influir en otra persona es hablar sobre lo que quiere y mostrarle cómo obtenerlo.

Dale Carnegie

34.- Los patos salvajes siguen al líder de su parvada por la forma de su vuelo y no por la fuerza de su graznido

(Proverbio chino)

35.- El ejemplo no es lo principal para influenciar a otros. Es la única cosa

Albert Schweitzer

36.-El liderazgo no se trata de títulos, posiciones o diagramas de flujo, sino de una vida que influye sobre otra

John Maxwell

37.- “Donde otros ven problemas y obstáculos, yo veo retos y oportunidades”

Camilo Cruz

38.- “Maestro es aquél que hace soñar a sus alumnos en hacer posible lo imposible”

Miguel Ángel Cornejo

Frases para la vida

39.- “Cuando eres agradecido, el miedo desaparece y la abundancia aparece”

Tony Robbins

40.- “Amaré la luz porque me muestra el camino, aunque resistiré la oscuridad porque me muestra las estrellas”

Og Mandino

41.- “Cuando me equivoco, me doy cuenta que no es más que una parte de mi proceso de aprendizaje”

Louise Hay

42.- “No encuentres la falta, encuentra el remedio”

Henry Ford

43.- “Cuando eres capaz de mantener tus propios estándares de integridad, sin importar lo que los demás hagan, estás destinado a la grandeza”

Napoleón Hill

44.- “La falta de amor es la mayor pobreza del ser humano”.

MADRE TERESA

45- “La vida no te quita cosas, te libera de cosas”.

Facundo Cabral

46.- “Mi mejor venganza siempre ha sido sonreír como si nunca me hubieran lastimado”

Carolina Herrera

47.- “La creatividad es una caja de sorpresas y nunca sabes con qué te vas a encontrar dentro de ti mismo”

Shakira

48- “Me gusta ser un espíritu libre. A algunos no les gusta eso, pero así soy yo”.

Lady Di

49.- “Contigo o sin ti yo puedo”

Irama Gil

50.- “Mi secreto está en hacer las cosas sintiéndolas en mi corazón”

Gledis Bonilla

Imagen principal cortesía de: Imagen de Free-Photos en Pixabay

¿Cómo lidiar con la incertidumbre?

“Danzar con la incertidumbre implica comprender que las mejores cosas de nuestra vida suelen ser inesperadas” Rafael Vidac

¿Te ha pasado que todo en tu vida marcha bien sin nada de qué preocuparte cuando de repente, en tan solo segundos, tu realidad cambia drásticamente? En ese momento te asalta la duda, el pánico, el miedo y aparece la incertidumbre al no saber qué sucederá, qué vendrá ahora.

No sabes qué hacer, no sabes cómo proseguir y peor aún, comienzas a seguir tu sentido común, pero te das cuenta que no sirve de nada porque no encuentras soluciones. El tiempo lo sigues teniendo en contra y la desesperación es aún mayor.

Pero, ¿Qué hacer ante este escenario? ¿Cómo actuar ante la incertidumbre?

También te puede interesar: Renuencia al cambio: Cómo superarla

Sigue leyendo y descubre varios consejos que traemos para ti y aprende con nosotras cómo encontrar una luz al final túnel y cómo sobrellevar las situaciones que se te presentan en los momentos inesperados.

Empecemos por definir ¿Qué es la incertidumbre? y ¿Qué la produce?

La incertidumbre, es un estado que se manifiesta cuando hay desconocimiento hacia un futuro próximo, es decir, se te presentó una determinada situación y no tienes certeza de que pueda ocurrir en adelante.

Bajo esta circunstancia ocurre que tus pensamientos son invadidos por la negatividad y te niegas a ver soluciones.

Ahora bien, ¿Por qué se produce este estado?

Lee también: Cómo evitar que te quiten la motivación

Una de las causas más comunes es la falta de información o el hecho de no comprender que hay situaciones en las que el riesgo siempre estará presente.

«Mejor es explorar una incertidumbre productiva, que quedarse sentado en una dolorosa certeza».

Ogwo David Emenike.

Si lo llevas al mundo de los negocios, te vas a dar cuenta que como emprendedor la incertidumbre será tu pan nuestro de todos los días. El riesgo siempre estará presente porque te preocupará el hecho de saber si vas a recuperar o no tu inversión, si te va a ir bien o no, y la sola idea de pensar en el fracaso te aterra.

Las grandes empresas se manejan a base de riesgos, de hecho, para los entendidos en materia económica queda muy claro que la única forma de obtener ganancias es asumiendo el riesgo, es decir, lidiando con la incertidumbre.

Si lo llevas al plano sentimental también te tocará lidiar con la incertidumbre de saber si tu relación funcionará o no.  Es que hasta en las relaciones con tus amigos reinará la incertidumbre porque muchas veces llegas a pensar cosas que quizás a ellos ni por la mente se les ha pasado, generando en tu cabecita una serie de caos que solo existen allí, en tu mundo, porque es que pasa más en nuestras cabezas que en la realidad. Así sucesivamente podrás ver que en todos los planos de tu vida lo único certero es la incertidumbre.

«La incertidumbre es la única certidumbre que hay, y saber cómo vivir con inseguridad es lo único seguro».

John Allen Paulos.

¿Cómo lidiar con la incertidumbre?

Ya sabemos qué es y qué situaciones suelen causar incertidumbre, también has leído que siempre formará parte de tu vida, ahora, la pregunta obligada es cómo lidiar con esa sensación.

También podría interesarte: ¿Eres pesimista, realista o idealista?

Acá varios consejos.
1- Hazle frente a la incertidumbre poniendo a prueba tu fe: Así es, la biblia lo dice “es la fe la certeza de lo que se espera y convicción de lo que no se ve”. Si estás seguro de tu plan, de lo que estás haciendo debes confiar en Dios, en ti y en tus acciones, y mantener la seguridad interna de que tu resultado no puede ser distinto al que te has propuesto lograr.
2- Aparta la duda de tu camino: Si te asalta la duda entonces debes revisar tus metas. Si estas dudando es porque no estás seguro de que puedes lograr el objetivo que te fijaste, así que si tus objetivos son claros la duda no cabe en tu camino.
3- Acciona: La única forma de lograr las cosas que te has propuesto es accionando, de lo contrario se quedarán solo en ilusiones. Probablemente el miedo te paraliza, así que en ese momento pregúntate: ¿Qué puedo perder? Si has llegado lejos con tu propósito por qué te vas a paralizar ante el temor no de saber qué te puede aguardar.
4- Los miedos se combaten enfrentándolos: La única forma de liberarte de la incertidumbre es enfrentando cada situación como un buen guerrero. Te darás cuenta que en la medida en que enfrentes tus miedos te sentirás más fortalecido y las dudas comenzarán a disiparse de tu camino.
5- Enfoque: Hay situaciones que escapan de ti y otras que no. Si tus planes no salieron bien porque ocurrió un evento natural o algo de gran impacto, piensa que no es tu culpa y que ante eso tú no tienes control; pero, si ocurren situaciones que tú puedes manejar entonces enfócate en solucionarlas y empieza a dominarlas, así, sentirás que estás batallando contra un enemigo inferior a ti y no contra un gigante que te arrollará.
6- El mundo de las posibilidades: ¿Por qué en lugar de pensar que todo es negativo te enfocas mejor en pensar en que eso que no sabes que va a ocurrir puede ser lo mejor que te suceda? En la vida no todo es malo, es por ello, que debes estar abierto siempre a la posibilidad de que esta te sorprenda con cosas maravillosas.
7– Debes estar claro: La vida es riesgo, es más, ¡vivir en un riesgo! Tenlo claro. Entonces, ¿no te vas a permitir vivir por temor al riesgo? El riesgo es parte de la vida, así que debes aceptarlo y permitirte, incluso, disfrutarlo, solo prepárate para lo que sea, así como dice el refrán: “Le echaré ganas salga sapo o salga rana”.
8- Aprende: Date la oportunidad de aprender de cada cosa que te ocurra, en lugar de juzgar o de asumir un papel de víctima agradece la situación y pregunta para qué te está sucediendo, qué debes aprender. Estamos en un mundo de constante aprendizaje y cada lección te hará más fuerte y te llevará al éxito que tanto mereces. GB

«La incertidumbre es una cualidad que debe ser apreciada. Si no fuera por ella, ¿quién se atrevería a hacer cualquier cosa?»

Auguste de Villiers de L’Isle-Adam.

Déjanos saber con tu comentario si te gustó el artículo.

Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram como @iramaygledis

No dejes de suscribirte a nuestra web para que recias de primera mano todos nuestros maravillosos contenidos diseñados especialmente para ti

Imagen principal cortesía de: Gerd Altmann en Pixabay

Renuencia al cambio: ¿Cómo superarla?

Todo cambio genera conflicto.

Si algo nos rige como seres humanos es el cambio, nuestra vida está sometida a cambios permanentemente. Desde que nacemos hasta que partamos de este mundo estaremos en un constante proceso de cambio. ¿Recuerdas cuando eras niño? Observa una foto de cuando tenías apenas 5 años, una de adolescente y otra actual, ¿Te das cuenta cómo has cambiado?

Si vivimos en un mundo cambiante y la vida nos somete a transformaciones, ¿por qué muchas veces nos resistimos a evolucionar? ¿Te ha pasado que cuando algo te saca de tu ritmo habitual tiendes a hacer resistencia y esto te genera un conflicto?

Probablemente, en esa circunstancia entras en un estado anímico de negación, te deprimes, lloras y te cierras rotundamente a lo nuevo, no sabes qué hacer. Pero, ¿Has pensado por un momento en que quizás la causa de tu estancamiento y de esa situación que “soportas” actualmente se debe al miedo de salir de tu zona de confort?

En este artículo de iramaygledis te enseñaremos ¿Qué es la resistencia al cambio? ¿Por qué ocurre esta resistencia? y te daremos cinco claves para superarla

Partamos del hecho de que como seres humanos estamos acostumbrados a nuestra rutina y nuestras costumbres, es por ello que cualquier cosa que nos saque de ese “equilibrio” nos va a afectar.

El cambio está íntimamente ligado a tu adaptación al entorno que te rodea y siempre va ser sinónimo de evolución, porque hasta el cambio más drástico te enseñará a ser más fuerte y a descubrir habilidades en ti que bajo ninguna otra circunstancia habrías descubierto.

Los cambios no solo se producen a nivel biológico, también ocurren a nivel personal, es decir, que tu evolución también consiste en que puedes transformar tus actitudes y por ende obtener un gran desarrollo personal que te conduzca hacia el logro de tus sueños más anhelados.

La resistencia al cambio puede considerarse como la reacción emocional y conductual a rechazar lo nuevo, incluso, si esto es algo que puede resultar muy bueno a corto, mediano o largo plazo, y se produce básicamente por la incertidumbre, es decir, el hecho de desconocer que puede pasar si hago esto o aquello, generando un estado de ansiedad.

¿Por qué me resisto a cambiar?

Más allá de resistirse al cambio, el ser humano se opone es al temor a la pérdida, a la idea latente de que ese cambio sea un desacierto.

Son muchos los factores que están vinculados a la resistencia a los cambios, entre ellos, podemos destacar como ya mencionamos el miedo a lo desconocido, la falta de datos respecto a la nueva situación, referencias no favorables basadas en experiencias de terceros, amenazas al ego (perder el estatus, el poder, tiempo, dinero, etc.), miedo al creer que no se está en edad para aprender algo nuevo y desconfianza.

5 claves para superar la resistencia al cambio

Todo cambio pasa por una etapa de conflicto por las razones que ya hemos mencionado, pero, el meollo del asunto está en qué hacer para que esa resistencia no perdure por mucho tiempo. Estamos hablando que en ese proceso de “choque” puedes perder grandes oportunidades por negarte a un cambio.

¿Sabes por qué dicen que la oportunidad la pintan calva? Porque justamente, cuando llega el cambio es tal la resistencia que no vemos la oportunidad detrás de eso que se nos está presentando.

Te voy a contar una anécdota: Recientemente, a una amiga que estaba desempleada se le presentó una oferta de trabajo. Ella estaba muy emocionada porque tenía meses sin trabajar y por fin, de la nada le había llegado una oportunidad. Su actitud en ese instante era contagiante, su rostro volvió a iluminarse, su sonrisa era única y su felicidad envidiable.

Llegó el día de la entrevista. La llamé para saber cómo le había ido y me dijo que bien, el empleo era suyo, pero, ya no la sentía feliz, su actitud distaba de la felicidad que vivía, incluso, hasta antes de entrar a esa entrevista.

¿Qué sucedió? El empleo, pese a que tenía que ver con su profesión que la actividad a realizar era muy sencilla, no le gustaba porque debía utilizar un uniforme de una institución a la que ella le guarda mucha reserva, pues, y había aceptado el puesto por pura necesidad.

Su infelicidad aumentó luego del primer día de trabajo. Solo hablaba de la ineficiencia de quienes allí laboran, de cómo la hicieron perder el tiempo; además, no soportaba las normas tan estrictas y la subordinación.

Luego de escucharla, le pregunté por qué había aceptado ese empleo que la estaba haciendo tan infeliz. Me respondió: -Porque quizás Dios me mandó para allá para que aprendiera algo, quizás ese sea un “empleo puente” de esos que te sirven de trampolín para otras cosas, en el fondo siento que puedo conseguir algo más allí.

-Entonces, ¿si eso es así por qué te resistes y ves solo lo malo?

-Porque soy humana y estoy viviendo mi etapa de conflicto.

Con el paso de los días, mi amiga se fue adaptando a su nuevo empleo y ahora se siente a gusto, y hasta ha dejado de pensar en el “temido uniforme”

Ella generó un cambio porque decidió tomar acción ante la nueva situación, y esa toma de decisión no es otra cosa que abrirse a la posibilidad de experimentar, de vivir la experiencia, después de todo, ¿qué es lo peor que puede llegar a ocurrir?

Así, darle la oportunidad a lo nuevo puede servirte como primer paso para bajar la resistencia el cambio hasta pasar a la etapa de aceptación.

También, te recomendamos hacer una lista de pros y contras de esa nueva situación.

Escribe en un papel, qué ganas y qué pierdes si te das al cambio. Recuerda que lo que no cambia se extingue.

Mantén la calma en todo momento.

Es muy fácil perder el control cuando vemos que nuestro sistema de vida está amenazado, pero, entrar en desequilibrio emocional no te conducirá a encontrar soluciones, es por ello, que, en vez de ofuscarte y satanizar la nueva situación, mantener la serenidad te resultará más productivo, te permitirá pensar con objetividad y tomarás mejores decisiones.

Sal de tu zona de confort. Aunque seguro lo has escuchado o leído muchas veces, salir de la zona de confort puede ser la solución a tus problemas. Quizás sea la comodidad la que te mantiene estancado en este momento.

En su libro La Vaca el Dr. Camilo Cruz explica como muchas veces nos llenamos de excusas para no salir de nuestra zona de confort, echándole la culpa de nuestra “mala suerte” a los demás, a la que nacimos con desventajas o al cruel destino que nos tocó. Al respecto señala:

 

 “Sin ninguna vaca que justifique nuestra mediocridad, no seríamos más que unos incapaces de aceptar la responsabilidad por nuestro éxito. Sin embargo, la vaca nos convierte en personas con buenas intenciones, a quienes infortunadamente la suerte no le ha sonreído y nos convertimos en víctimas del destino. Entonces, como ves, la mediocridad es peor que el fracaso total. Éste al menos te obliga a evaluar otras opciones. Cuando has tocado fondo, y te encuentras en el punto más bajo de tu vida la única opción es subir. Con el conformismo sucede todo lo contrario, puesto que éste engendra mediocridad y a su vez, la mediocridad perpetúa el conformismo. Es ciertamente un círculo vicioso autodestructivo. El gran peligro de la mediocridad es que es aguantable, es vivible. La absoluta miseria, el fracaso total, el fondo, te obliga a tomar cualquier tipo de acción, y cuando estás en dicha situación, cualquier acción es mejor que no actuar”.

– Dr. camilo cruz.

Te pregunto, ¿Qué te impide salir de tu zona de confort? ¿Cuál es tu excusa para no evolucionar?

 Y, por último, acepta el cambio como una bendición que forma parte de tu vida.

Recuerda: Si no evolucionas te extingues. GB

Déjanos saber con tu comentario si te gustó el artículo y cuéntanos si eres de los que se resiste o de los que disfruta los cambios.

No olvides suscribirte a nuestra web para que recibas más artículos como este y síguenos en nuestras redes sociales como @iramaygledis

Cómo mantener la motivación cuando las cosas no salen como esperabas

Es muy fácil perder la motivación cuando las cosas no salen tal cual como las planeamos, más, si se trata de cuando empezamos un negocio o emprendimiento y toda esa expectativa comienza a perderse con el paso de los días, semanas e incluso meses sin ver los resultados esperados. Te dan ganas de abandonar, te entra la duda, comienzas a ver todo difícil y por mucho que, por momentos, trates de levantarte el ánimo, un nuevo tropiezo será suficiente para que tus deseos de motivarte se vayan al piso.

¿Te ha pasado?

A mí también.

Es por ello que hoy, te voy a compartir los valiosos consejos que decidí poner en práctica y que hasta ahora me han funcionado en el éxito de mi emprendimiento, sobre todo, cuando me ha tocado pasar por días de nubes grises que le bajan el ánimo a cualquier mortal.

Pero antes, me gustaría que partieras de un punto importante, y es que analices ¿por qué has perdido la motivación?

Probablemente te colocaste metas muy altas, quizás pensaste que todo iba a ser muy fácil y sin esfuerzo o, seguramente, te lanzaste a la aventura sin medir consecuencias. También pueden estar el estrés y la presión, ya sea económica o del entorno, jugándote en contra.

Pero, ¿Qué sucede cuando te desmotivas?

Te voy a contar algo, en mi caso particular cuando decidí emprender por primera vez en un negocio on line, no tenía idea de qué y cómo lo iba a hacer, solo tenía las ganas de querer generar dinero desde casa de cualquier manera.

En un principio pensé que sería muy fácil, pero, al pasar los días me di cuenta que no. La cosa no era tan fácil como me la pintaron, en ese momento mi motivación se fue al subsuelo y quise abandonar, pese a que ya había realizado una inversión.

Si has leído hasta acá es porque te sientes identificado y, quizás, también estés con ganas de tirar la toalla, tal y como me encontraba yo en aquel momento.

Pero, déjame decirte que, en ese instante de reflexión también me detuve a pensar en todo lo que perdería si dejaba tirado mi emprendimiento. Iba a perder dinero, tiempo que no se recupera jamás y lo peor que me iba a quedar con la frustración de anotarme un fracaso y terminaría dándole la razón a quienes me insistieron en que ese negocio era una locura.

Has pensado lo mismo, ¿cierto?

Pues bien, así como me desmotivé y con razones suficientes para hacerlo, debía tomar una decisión: O desistía o insistía.

Mira lo que hice… de esta manera aprendí a mantenerme motivada cuando el viento no soplaba a mi favor. Ahora quiero que lo leas con detenimiento, si es posible tomes nota y comiences desde ahora mismo a aplicar estos sencillos, pero, efectivos consejos que al igual que a mí, te ayudarán a salirle al paso a los momentos difíciles con la mejor de las actitudes.

También te podría interesar: ¿Cómo evitar que te quiten la motivación?

Lo primero que debes hacer es descargar toda esa rabia que sientes en este instante. Puedes hacerlo a solas.  Drenar todo es lo mejor que puedes hacer para liberar tensiones.  A veces nos nublamos tanto con pensamientos negativos que terminamos maximizando los problemas y no podemos ver posibles soluciones.

Siempre es aconsejable tener a alguien que te escuche, y que desde su experiencia te de una nueva óptica de lo que te sucede. Un buen amigo siempre te hará ver lo que tú no ves.

Por lo menos por un día, te aconsejo que te desconectes de todo y de todos. Si, eso incluye el teléfono. Es necesario que te deslastre de todo, que tengas un encuentro solo contigo y pienses en otras cosas o, simplemente, te distraigas un rato en otras actividades.

Si no puedes hacerlo todo un día, pues, con que lo hagas por unas cuantas horas es suficiente. Te recomiendo ir al cine, a un parque, salir a caminar o hacer un poco de ejercicio. A mí, por ejemplo, me funciona mucho la bailoterapia.

Hacer un alto para reflexionar es imperativo para mantener la motivación en circunstancias como las que hoy vives y que te han llevado hasta este punto.

Otro punto importante para que tu motivación se mantenga inamovible es recordar tus metas y los objetivos que te planteaste lograr cuando decidiste empezar con tu emprendimiento. Mantén siempre presente tus propósitos, escríbelos y tenlos en un lugar visible, así los tendrás como brújula en el momento en el que sientas que estás perdiendo tu norte.

Cuando tienes claros el para qué, no hay forma de que nada altere tus niveles de motivación a menos que sea para seguir elevándolos. Eso sí, procura que esos propósitos sean lo suficientemente poderosos como para que desees cumplirlos fervientemente. De lo contrario, tus bajones emocionales irán aumentando día a día. Y no es eso lo que quieres, ¿cierto?

También te puede interesar: ¿Eres pesimista, realista o idealista?

En este siguiente punto, te aconsejo que una vez hayas drenado, te hayas desconectado y luego recordado tus propósitos, es momento de analizar tus acciones.

Te recomiendo que tomes lápiz y papel y hagas un análisis de tu plan de acción. Evalúa si has cumplido con todas las tareas que te pusiste al iniciar tu negocio. Eso sí, debe ser objetivo al momento de responderte.

Analiza también las estrategias que has implementado, los resultados obtenidos hasta ahora y en función de ello, afina el plan. Decide qué vas a mantener y que es necesario cambiar.

Reformular tus planes siempre va a ser necesario cuando las cosas no salen a pedir de boca, es por ello que siempre debes tener un plan A, un plan B, un plan C y si es posible hasta un Plan Z, hasta que des con la estrategia que te llevará al logro del resultado deseado.

En mi caso, puedo decirte que cuando dije que lo mejor sería abandonar mi emprendimiento. Mi mentor me sugirió que escribiera todo lo que había hecho hasta ahora y que no me había dado resultado, ya habían pasado más de tres meses y muchos compañeros ya estaban ganado buen dinero y yo aún no sumaba ni un dólar, y que si lo había intentado todo y nada me servía, entonces que abandonara, pero, si no lo había hecho todo, pues, debía darme otra oportunidad.

A regañadientes lo hice, y me di cuenta que no había accionado lo suficiente, que había cosas importantes que tenía postergadas, entendí que debía dedicar más tiempo al negocio porque ya no era una empleada sino la dueña, y como bien dice el refrán: “el ojo el amo, engorda el ganado”.

También recordé todas las cosas que lograría y que podría tener si conseguía sacar provecho a este negocio. Así fui recuperando mi motivación y decidí continuar, recordándome diariamente el por qué estaba habiendo lo que hacía, el por qué había tomado la decisión de emprender, el por qué había decidido apostar a mí y a mis sueños, y no a hacer realidad los sueños de otros por la “estabilidad” que genera un sueldo.

De esta forma, mi estimado lector apliqué el siguiente consejo que hoy te comparto: Decidí volver a empezar y fue cuestión de días para que los resultaron empezaran a llegar. Puedo decirte que lo que no había ganado en tres meses lo gané en una semana, y así avancé hasta llevar mi negocio al siguiente nivel.

No solo gané dinero, también formé un equipo de trabajo on line con personas de diferentes países, inicié capacitaciones y hoy en día sigo generando ganancias con mi emprendimiento.

También te podría interesar: ¿Cómo ganar dinero con tu negocio on line?

Aumentar la confianza en ti mismo, también te hará mantenerte motivado. Para lograrlo puedes hacer ejercicios de visualización en los que te veas ganando; háblate cuando estés frente al espejo, repítete frases como: Nací para triunfar, soy un vencedor, yo puedo, quiero y lo hago, etc.; cada vez que puedas usa tu imaginación. Si, imagínate hablando con ese cliente, resolviendo sus inquietudes y cerrando la venta. Imagina que cada persona que se te presenta para preguntar por tu producto o servicio es un contrato nuevo que cerrarás en minutos.

Mantenerse motivado, a veces no suele ser fácil, más si la realidad te asecha, pero, no se trata de ser ilusos ni de crearse un mundo de fantasías, se trata de que entiendas de que la única forma que puedas ganarle la partida a las situaciones adversas es estando motivado.

Todo esto es emocional, es por ello que cuidar tus emociones también debe estar dentro de tus prioridades. ¿Cómo hacerlo? ¿Qué tal si empiezas por cambiar la música que escuchas? Si, así como lees, ¿Sabes la influencia que tiene la música en nuestras emociones?

¿Te ha pasado que algunas canciones te ponen triste, te hacen llorar o te recuerdan alguna situación desagradable? Qué ocurre en ese momento, escuchas la música tus niveles de energía bajan e inconscientemente comienzas a desmotivarte y eso lo verás reflejado en tu negocio o emprendimiento.

Así que te invito a escuchar música que te eleve esos niveles de energía. Escucha música que te hagan sentir que tú eres un héroe o una heroína, y verás como hoy cuando llegues a tu oficina o te sientes frente a tu ordenador a trabajar sentirás que eres invencible. Te aseguro que te acordarás de este artículo.

Es normal que te desmotives en algún momento, es normal que decaigas, es normal que un día quieras tirarlo todo a la basura, pero lo que no es normal es que te quedes allí sumergido en el decaimiento, en la crisis, en el plan de víctima. No, esa no es la actitud de un vencedor.

Tu motivación lo es todo en cualquier cosa que decidas hacer en la vida, es tu motor y debes cuidarla a toda costa, es por ello que hoy te comparto mi experiencia, que espero te de muchos resultados al igual que a mí.

Un último consejo, no olvides que las cosas no se logran de la noche a la mañana y que tal y como sembrar una planta, todo lleva su tiempo. La planta para crecer y dar frutos necesita que la rieguen a diario. Tu negocio, que es tu planta, también necesita de ciertos cuidados y su principal fuente de energía para crecer y dar frutos es tu gran motivación. GB

Te invitamos a dejarnos tu comentario sobre el contenido de este artículo. No olvides suscribirte a nuestra web para que recibas de primera mano contenidos tan valiosos como este.

¿Cómo vivir el presente?

“La meta se logra todos los días porque no debemos acostarnos sin hacer la caridad diaria”.

Esta afirmación la hace la joven comunicadora social Ameiluz Embus, quien desde hace casi dos décadas se ha dedicado a trabajar por servir al prójimo. Su filosofía de vida: Agradecer.

Esta comunicadora que, además se desempeña como locutora en una reconocida estación radial en el estado Bolívar, Venezuela, partiendo desde su amplio recorrido por el estudio de la espiritualidad, nos comparte una gran enseñanza enfocada en qué debemos hacer para procurarnos un buen presente y así garantizar un mejor futuro.

-Ameiluz, ¿Qué debemos hacer para vivir y disfrutar el presente?

-Todos los días debemos levantarnos con el firme propósito de trabajar por el bienestar de nuestra familia y de nuestro entorno, y no debemos acostarnos sin el deber cumplido porque la vida se trata de dar.

Ese debería ser el objetivo de una persona que quiere ser próspera en la vida, hablando en términos espirituales, emocionales y morales, porque quien tenga buena relaciones familiares e interpersonales también es una persona prospera.

-Y tú, ¿Cómo lo logras?

En el caso de las que somos madres debemos levantarnos muy temprano para que el tiempo rinda para poder dejar la comida lista para los niños, atender al esposo, dejar la casa en condiciones óptimas y organizar las tareas del día en lo laboral.

Durante el día tengo varios trabajos, soy mamá y también estudio. Me levanto muy temprano a cumplir con una actividad muy bonita dentro de la iglesia a la que pertenezco en la que a diario pedimos por la salud del mundo entero; después, continúo revisando las redes sociales porque hago ventas por esa vía y administro las redes de algunas tiendas; luego salgo a trabajar en mi empresa de publicidad; camino mucho en toda la ciudad porque no tengo carro para buscar clientes; ya en horas de la tarde me dirijo hacia la emisora en la que tengo un programa de lunes a viernes, saldo de allí a eso de la seis, y a esa hora voy rumbo a mi casa caminando unos cuantos kilómetros para llegar cansada a conectarme con las labores pendiente en el hogar. Son 5 kilómetros diarios caminando de la emisora a mi casa todos los días.

Luego, seguir planificando y organizar todo para el día siguiente. Y sin importar lo que me toque siempre lo hago si va en beneficio de mi familia y del prójimo.

Lo valioso de todo esto es que en cada momento y en cada circunstancia que me toca pasar la tomo con filosofía, esto no me hace una súper mujer, me refiero a la capacidad del ser humano de poder aceptar las cosas tal cual como son y aceptamos los designios de Dios. Si corresponde comer muy bien lo agradecemos y si no, también lo agradecemos, todo con el objetivo de no quejarnos y de llenarnos de armonía para liberarnos del estrés y no dejarnos atrapar por las cosas no tan buenas que nos ocurren.

– ¿Cómo haces para no dejarte abatir?

-Ver la vida desde el agradecimiento y no desde la queja te da fuerzas para poder llegar a tu casa, pese al cansancio, con una sonrisa para dar amor a tus hijos y a toda tu familia. Esa es la meta diaria que debemos lograr.

-Hablas de “hacer la caridad del día”, ¿Eso cómo se cristaliza?

-Todos podemos ayudar y hacer la caridad del día para volver nuestras vidas en un verdadero éxito, vivir para servir más allá de ser servidos.

– ¿Cómo ayudar?

– Hasta con un simple consejo puedes cambiar la vida de una persona.

Por supuesto servir de ejemplo para quienes tenemos a nuestro alrededor para las nuevas generaciones, para demostrarles que si existe una fuerza superior capaz de ayudar a cualquiera y nosotros tenemos la capacidad de usarla a favor del mundo entero.

A veces nos quejamos por tonterías y no nos detenemos a pensar en niños de apenas 5 o 6 añitos sin padres, gente en los hospitales sin medicina, personas que viajan de una ciudad a otra para ayudar a su familia, madres debatiéndose entre si comen ellas o si les dan la comida a sus hijos. Cuando miras eso entonces te das cuenta que tú puedes hacer mucho con lo que puedas tener y dar la mano a quienes viven grandes luchas.

– ¿De qué otra manera se puede contribuir en favor del prójimo?

-Para cumplir las metas diarias y trabajar por el prójimo puedes hacer alianzas con grandes instituciones que te ayudarán a darle sentido a tu vida y a que puedas dar sentido a las vidas de muchos.

Por ejemplo, mis objetivos son que los niños del mundo tengan educación, comida y abrigo porque eso contribuye a la formación de una buena sociedad, y lograr que todos tengamos sensibilidad y buen corazón para ayudar al prójimo.

Desde hace 18 años trabajo con 3 fundaciones AGAK en donde colaboro con las personas eliminando defectos como la codicia y la envidia y convertirlas en virtudes; AsoProvida que se encarga del cuidado de la naturaleza en todas sus expresiones y sana alimentación, y el Instituto de la Caridad Universal, que tiene un orfanato en el estado Táchira en los que ayudamos a 33 niñas con alimentos, educación y cobijo, además, damos alimentos a adultos mayores, colaboramos en hospitales no solo a pacientes ni sino a médicos. Buscamos apoyo en todo para dar a la humanidad.

– ¿Cómo consiguen ayudas?

-Organizamos muchas actividades, por ejemplo, el próximo 26 de julio vamos a hacer una muy bonita para recoger fondos para el Instituto de la Caridad Universal, en labor conjunta con AsoProvida, se trata de una jornada de arborización en el Parque Ruiz Pineda, también habrá una caminata para recoger fondos para apoyar económicamente a la Institución. Partiendo desde el Mirador Angostura hasta el parque. Habrá vendimia, exposiciones culturales y dancísticas para promover el acompañamiento.

-Ameiluz, ¿Cuál sería el primer paso para sentir felicidad sea cual sea nuestra circunstancia?

-Levantarse y dar gracias a Dios por la vida y todo lo que tenemos, lo mucho o poco, y pedir aprendizaje por lo que nos falta; ver de cada persona lo bueno, buscar siempre lo positivo de las personas y de las cosas. La meta es tener felicidad y eso empieza por un trabajo individual cuando nos lo proponemos.

– Desde esa perspectiva, ¿Cómo se puede mirar el futuro?

-Para mí lo que importa es el presente porque lo que hagas hoy es lo que marcará tu futuro. Me enfoco en hacer un mejor presente porque así garantizo un futuro prometedor, siempre con solvencia moral, una persona honesta, cabal que está pendiente de que hoy no puede fallar. GB

Imagen principal cortesía de http://www.picjumbo.com

Déjanos tu comentario para saber qué te pareció este artículo. No olvides registrarte en nuestra web para que recias todos nuestros contenidos de primera línea

Un regalo para ti: Feliz Día del Niño

Hoy, quiero darte un extraordinario regalo en el Día del Niño, pero antes, quiero contarte lo que viví al hacer un viaje al pasado, cuando por un momento me detuve a pensar en aquellos años de inocencia.

Por un instante mi niña, esa que llevo allí dentro, se paró firme ante mí para hacerme muchas preguntas. Si hasta parecía periodista en rueda de prensa, pero, ni hacer chiste con eso bajó la guardia de aquella diminuta criatura que con mucho temple me cuestionó como el más despiadado de los jueces.

-A ver dime Gledis, ¿Qué seré de grande?

-Serás periodista, tal y como lo soñaste.

-Empiezas bien. Y cuéntame, ¿Viajaré por el mundo?

-Hasta ahora conoces otro país.

– ¿Uno solo? ¿No más?

-Dije que hasta ahora.

– ¿Y a qué edad me casaré?

-Aun no te casas

– ¡No puede ser! ¿Y eso por qué?

-No preguntes tanto, por Dios.

-Supongo que tampoco tendré hijos.

-Pero, ¡qué pregunta!

-Te la pondré fácil, ¿Dime si aprenderé a manejar bicicleta?

-Ufff… Si, a los 12 años. Nuestro padre ganará un boleto de lotería y nos regalará esa bici de montaña que tanto veíamos cuando íbamos camino a la escuela.

– Tendré perro, ¿Verdad? ¡Dime que tendré un perro!

-Varios perros pasearán por tu vida, pero, tendrás una que te marcará para siempre.

– ¿Aprenderé a conducir?

-Dejarás a media ciudad sin electricidad en esa tarea, ja ja ja ja.

Ella no entendía por qué me reía, solo me veía, fruncía el ceño y en su cara se veía claramente mi típica expresión cuando siento que se me están yendo por la tangente, pero, aun así, ya estoy lista para hacer la siguiente pregunta.

– ¿Tendremos un millón de amigos?

-No, aprenderás que no se trata de tener muchos amigos sino de tener uno que valga por ese millón.

-Dices cosas extrañas.

-Algún día las entenderás.

-Y dime algo más, ¿De grande si me voy a poder enamorar?

-Siiiií, te vas a enamorar.

– ¿Y cómo será?

-Te harán reír, llorar, cantar y hasta pelear.

– ¿Y por qué entonces no me casaré?

-No te dije que no te ibas a casar, te dije que hasta ahora no.

– ¿Y por qué?

– ¡Dios santo! Ahora entiendo por qué soy periodista.

– ¿Te cuesta mucho responder?

-Es que no quiero que te decepciones.

– ¿Qué es decepciones?

– ¡Una decepción es cuando…vamos, por favor, eres muy beba para entenderlo!

– ¿Quieres que me vaya?

-No, por favor. Aún no. –Le supliqué-

Sus ojos se dilataron, cruzó sus bracitos y se fue hacia un lado, inclinó su rostro y en eso recordé que aun hago tales gestos cuando empiezo a incomodarme.

En ese momento de silencio, me dediqué a contemplarla. Pude recordar aquellos muñequitos de Heidi y Pedro que trajo Santa Claus, también recordé las canciones de Supercropolis y aquellos diarios con olores a fresa en los que escribía poemas de cuatro líneas.

De pronto, fui interrumpida por una nueva pregunta.

– ¿Puedo saber algo más?

Suspiré hondo para tomar aire y con todas las fuerzas decirle que no, pero en plena acción nuevamente me interrumpió la niña Gledis.

– ¡Es lo último que voy a preguntar!

-Está bien carajita, pregunta.

– ¿Seremos felices?

La miré fijamente a los ojos sin parpadear, ella hizo exactamente lo mismo. Sucumbí ante su mirada y mordiéndome los labios procedí a responder, es que sabía que no tardaría en volver a cuestionarme, es que ya entiendo por qué suelo ser tan impaciente.

-Sí, serás feliz. Pero te voy a decir algo, serás feliz porque te vas a dedicar a hacer lo que siempre has querido y no lo que te impongan. Serás feliz, pero debes entender que la felicidad serán momentos y siempre vas a procurar que sean más los ratos felices.

También vas a llorar, también superarás pruebas y siempre saldrás airosa. Serás una ganadora siempre, si mantienes ese ímpetu con el que me has abordado.

Al volver a mi realidad caí en cuenta de tantas cosas, a veces nos olvidamos de ser niños y nos dejamos arrastrar por el adulto, ese adulto que por muchas cosas pasa a ser incrédulo y se vuelve hasta frívolo.

Aunque parezca algo fantasioso, darte la oportunidad de hacer ese mágico ejercicio de “encontrarte contigo” te ayudará a entenderte en tu aquí y ahora, te servirá como medidor para saber si has vivido para hacer realidad esos sueños de niños, si te desviaste en el camino o si, simplemente, lo olvidaste, y también, te permitirá hacer un análisis sobre tu vida que te hará reflexionar sobre cuál es tu verdadera misión en este mundo.

Acaso, ¿vinimos a otra cosa distinta a ser felices?

Mi regalo para ti hoy Día del Niño, es que te detengas por un momento y traigas a ese niño que llevas allí dentro, háblale, dile que tenía razón cuando decidió soñar, dile que equivocarse es parte del proceso y tiene permitido hacerlo, dile que no se cuestione, dile que siga así de inocente y travieso, dile que se dedique a reír, a disfrutar de lo sencillo, de lo simple; dile que no es pecado contar estrellas, ni pegar gritos a los aviones; dile que sí, que puede robarse una flor para llevársela a su madre y que Santa Claus aun seguirá llevándole regalos; dile también que queme sus etapas, que no se precipite por querer vivir, dile que todo llega y todo pasa, y sobre todas las cosas abrázalo, dile lo mucho que le amas, dile lo feliz y orgulloso que te sientes de él. GB

Déjanos saber con tu comentario si te gustó el artículo. No olvides suscribirte a nuestra página para que recibas todos nuestros contenidos de primera linea

Una lección de vida

A inicios del nuevo milenio trabajaba en una empresa de publicidad. Me dedicaba a vender cursos de inglés usando las tradicionales técnicas de ventas como puerta a puerta, sondeos de opinión, volanteo, etc.

Con dicha empresa tuve la oportunidad de viajar siempre y de pasearme por todas sus sedes, laboralmente hablando. Muchas veces estos traslados eran imprevistos y cada vez se hacían con mayor frecuencia, por lo menos en mi caso.

Como en cualquier trabajo en los que dependes de las ventas tienes épocas de vacas gordas y de vacas flacas, y yo, en ese entonces me encontraba en un período de estas últimas. Recuerdo que estaba en Caracas, capital de Venezuela, y de pronto sonó mi teléfono. Era mi jefe para decirme que al día siguiente debía estar en Puerto Ordaz, ciudad ubicada al sur del país, a unos 700 kilómetros de la gran metrópolis.

Justamente, un día antes había pagado la renta del alquiler y había subsanado mis gastos del mes. Solo tenía en mis bolsillos lo necesario para vivir esas cuatro semanas mientras las ventas aumentaban. Ahora con la noticia de que me iba, me encontraba en una situación bastante complicada porque debía costear mi pasaje y al llegar a la nueva ciudad ya no tendría para mantenerme, pues, el traslado no incluía viáticos porque Puerto Ordaz era mi lugar de origen. Para ese entonces, hace rato no dependía de nadie.

Tuve que irme, intenté recuperar el pago del alquiler que ya no iba a usar, pero, fue inútil. Llegué a la mañana siguiente a mi destino y no tenía dinero. Llegué a casa de mis padres porque no tenía para pagar un nuevo alquiler, quienes vivían muy lejos de mi lugar de trabajo, en una zona industrial en la que se ubicada a escasos metros una compañía de refrescos muy reconocida en el mundo entero.

Ese primer día de trabajo, en el que sería recibida por todo lo alto en la oficina, no tenía ni para un taxi. Sin más remedio que ir a trabajar, sin excusas, tuve que ingeniármelas para trasladarme desde aquel punto lejano en una zona popular de otra ciudad llamada San Félix a Puerto Ordaz. Me fui caminando hasta la avenida y al pasar por el frente de la empresa de refrescos veía a los camioneros salir con sus cargas. Le pregunté a uno quién iba para Puerto Ordaz, me respondió que él, casualmente. Me atreví a pedirle la cola o aventón. Así montada en aquel camión con mi traje ejecutiva llegué hasta el centro comercial en donde se ubicaba mi oficina.

Mientras esperaba el ascensor pensaba en mi situación económica, pues, estabilizarme me tomaría unas cuantas semanas. Pensé en pedir prestado, pese a que me aguantaría los regaños de mi nueva jefa, quien odiaba que algún vendedor se atreviera a eso.

Llegué finalmente a la oficina. Me armé de valor para explicarle mi situación y le dije que me prestara dinero hasta que cobrara. Jamás imaginé que su respuesta inmediata se convertiría en una gran lección de vida que hoy conservo y aplico tácitamente.

Ella me dijo: -Toma. Aquí tienes 500 volantes para que los entregues mañana en el portón de CVG Alcasa (Empresa Básica de la industria del aluminio)

Yo no podía creer lo que estaba viendo. ¿Cómo era posible que le había pedido dinero porque no tenía ni para un pasaje y ahora me salía con que debía entregar 500 volantes (folletos) en un lugar que quedaba a más de 20 kilómetros de la casa de mis padres?

“Te quiero mañana a las 6:00 de la mañana en el portón, a esa hora entran los trabajadores. Estaré allí para supervisarte”, sentenció.

Así terminó mi reunión de pocos minutos tras pedir dinero prestado a mi jefa. Con todo el coraje del mundo y pensando en tan vil injusticia ahora debía cumplir con la encomienda porque si no me quedaría sin empleo y eso sería más grave aún.

Mi jefa, esa mujer autoritaria en ese momento, también, era muy humana y hasta debo decir, se había convertido en una amiga porque no era la primera vez que trabajábamos juntas. Quizás valiéndome de esa amistad fue que me atreví a pedirle el préstamo, pero ni eso pudo con lo que ella quería enseñarme.

Me fui de la oficina visiblemente molesta. Bajé a tomar café en una fuente de soda cuando me encuentro a un primo de mi jefa, quien también era mi amigo. Cuando me preguntó por ella le conté lo que me había hecho.

-Pero, ¿qué le pasa? ¿No entiende que tú no tienes como movilizarte? Claro, como ella tiene carro. No te preocupes Gledis, yo mañana a las 5:30 am te voy a ir a buscar y te dejo en Alcasa. Esa no va a ir a supervisar nada, la conozco.

En ese momento sentí que mi alma se devolvía a mi cuerpo.

Al día siguiente, muy puntual mi amigo fue a buscarme. Me vestí con mi mejor traje y me fui a repartir los volantes al portón de Alcasa. A las 6:00 am estaba allí esperando que llegara el cambio de turno para empezar mi faena. Por un momento giré la mirada hacia el estacionamiento de aquel lugar y allí estaba mi jefa, cumplió su palabra, fue a supervisar, pero no se quedó, solo se aseguró de que yo estuviera allí tal y como ella lo había ordenado.

Finalmente llegaron los trabajadores, comencé a entregar folletos. Era una estampida de hombres y mujeres. Creo que finalicé en menos de una hora. Fue muy rápido todo, pero logré mi objetivo de entregar todo el material. De pronto, me vi dentro de la empresa porque sin darme cuenta irrumpí la seguridad en aquel lugar. Estando allí y sin tener como regresar a la oficina porque mi amigo se había ido pensé en captar alguna persona para ver si estaba interesada en el curso que yo ofrecía. Así, hablé con un muchacho, éste se mostró interesado y me dijo que le diera unos minutos. En ese instante suena mi teléfono, era mi jefa.

-Hola Gledis, ¿entregaste los volantes?

-Si. Ya terminé.

-Bueno, vete hasta celdas 1 que allí te está esperando el supervisor. Llamó acá gracias a uno de tus volantes y está interesado en el curso para sus dos hijas.

La noticia me contentó mucho y sin dudarlo me fui hasta el sitio. Celdas 1 era la primera línea en la que iniciaba el proceso de transformación de la alúmina en unos hornos con unos canales cuyas temperaturas no alcanzo a imaginar los grados en las que oscilaban, solo puedo decirles que si alguien caía allí no iban a sacar ni el recuerdo de esa persona.

Pasé con mucho cuidado, tratando de no ensuciar mi traje y que mis tacones no quedaran atorados en ningún punto del rustico piso, si así podía llamarse, y ubiqué al supervisor. Le expliqué en qué consistía el curso y de forma inmediata inscribió a sus dos hijas, me pagó con un cheque.

En ese momento se acercó un compañero suyo a preguntarle qué era lo que había comprado y éste le dijo que un curso de inglés para sus dos hijas. Este señor también se mostró interesado y aprovechó de comprar un curso también para uno de sus hijos. En menos de 20 minutos ya había vendido tres cursos.

Salí de aquel caluroso lugar en el que respirar normal era casi imposible, pues, era el típico ambiente de una industria de tal magnitud en donde una densa nube del polvillo propio que deriva de la alúmina penetra en cada espacio.

Al salir, fui abordada por los inspectores de seguridad quienes me llamaron la atención por haber penetrado en tan peligroso lugar sin protección y, peor aún, sin un permiso. Me sacaron hasta la entrada, pero antes, justo cuando estos señores cumpliendo con su trabajo se disponían a deshacerse de mi alguien me llamó. Al voltear, me percaté que se trataba de aquel muchacho con el que había hablado inicialmente, si, el que me pidió unos minutos.

-Gledis, no sé qué te me hiciste. Tengo rato buscándote. Estaba esperando que abrieran la sucursal del banco que hay aquí para darte la plata de mi inscripción. En la tarde paso por tu oficina.

Ufff…. No podía estar más feliz. Ya no eran tres si no cuatro las matrículas de aquel día. ¡Fabuloso!

Ahora sí, debía abandonar el lugar. Pero, ¿Cómo me iba?

Pues, mi amigo había regresado por mí. Yo no lo sabía. Eran casi las 10:00 am y nos fuimos a desayunar.

Más tarde regresé a la oficina, allí estaba mi jefa esperándome, su rostro había cambiado. Ella pensaba que yo tenía en mi haber dos cursos vendidos, pero para su sorpresa habían sido cuatro.

Me pidió que pasara a su oficina y la esperara allí. 15 minutos más tarde regresó, contenta y con una cantidad de dinero para mí.

-Me tardé porque estaba en administración gestionando un adelanto de tus comisiones para que puedas trabajar por este mes hasta estabilizarte. Ahora sí, aquí tienes el dinero que me pediste ayer.

Lo que acaba de pasarme fue un aprendizaje que llevo tatuado en mi cerebro. Mi jefa me enseñó a actuar desde mi poder creador. ¿Por qué tenía que pedir si podía producir el dinero? ¿A caso no es de eso que trata el hecho de ser vendedor, de producir, de procurarse metas y cumplirlas?

Si ella me hubiese prestado la plata el aprendizaje no se habría dado. Si ella me hubiese prestado la plata yo no habría recuperado la confianza en mí, en que yo tenía la capacidad de cambiar mis circunstancias.

Si, en aquel instante cuando me dio los volantes créanme que la odié, pero cuando vi su enseñanza valoré su lección.

Aprendí a sacar lo mejor de mí. Aprendí que definitivamente las excusas no existen. Aprendí que Dios siempre va a proveer las circunstancias para que podamos salir adelante. Podría decir más enseñanzas, pero, prefiero que tú estimado amigo o amiga que has llegado hasta este punto en la lectura de este relato saques tus propias moralejas y las compartas en los comentarios.

Antes de concluir, les cuento que luego de que mi jefa me diera el adelanto de comisión y que nuevamente la sonrisa se apoderara de mi rostro, recibí otro regaño de su parte:

-¡Ahora me haces el favor, Gledis Bonilla, y te vas a tu casa a bañarte que mira como estás llena de alúmina por todos lados! Ja ja ja. GB

La Ley de la Asunción

Muy probablemente, ha oído hablar de la famosa Ley de la Atracción, y de seguro has intentado practicarla, pero, te das cuenta que no logras alcanzar todo eso que tanto anhelas y terminas decepcionada. Bien, en este artículo vas a conocer otra arista que, aunque también se relaciona con la atracción, quizás sea el secreto que te falta por conocer para ver resultados de una vez y por todas.

Se trata de la Ley de la Asunción. ¿La has escuchado?

Fíjate, en la Ley de la Atracción se nos enseña a pedir al universo y cuando pedimos nos ubicamos en una situación de que algo nos falta; a diferencia, la Ley de la Asunción nos enseña a vivir desde el presente, es decir, a vivir desde el YO SOY, desde el hecho de que ya vives ese sueño, de que ya eres poseedor de eso que deseas.

Primero entendamos el concepto. ¿Qué significa asunción?

Se refiere a la acción y efecto de asumir, es decir, de aceptar algo como cierto. Adoptar una actitud y suponer que algo ya está hecho.

Ahora bien, tomando en cuenta dicho concepto entonces podemos entender que la Ley de la Asunción viene a decirnos que se trata de vivir desde la emoción del deseo ya cumplido, aunque hasta ahora no se haya hecho realidad.

La Ley de la Asunción se enfoca en crear y manifestar.

Este Ley del profeta, influyente, maestro y autor, Neville Lancelot Goddard (1905-1972) fue enunciada así:

“Cuando tu convicción interior es mayor que la apariencia física de la realidad, tu sueño se materializa. Se trata de elevar tu conciencia para convertirte en la persona que será capaz de conseguir el sueño que deseas”.

Te estarás preguntando, ¿Y cómo se aplica esta Ley?, pues, sigue leyendo y aprenderás paso a paso como aplicarla y dedicarte a materializar todos esos deseos que te faltan por cumplir.

Es muy sencillo aplicar la Ley de la Asunción, solo debes ser constante, abrirte a creer y recibir verdaderamente toda esta información y aplicarla desde ya.

Paso 1: Define claramente cuál es tu deseo. Este es el punto de partida, saber exactamente qué es lo realmente quieres. Olvídate del cómo. Solo piensa en lo que deseas.

Paso 2: Vive el momento. Construye en tu imaginación una escena en la que te ves ya con tu deseo cristalizado. Recrea esa imagen en tu mente cada vez que puedas. Imagina cómo será ese momento, qué vas a decir, quiénes estarán a tu lado, cómo estarás vestida, detalla muy bien el lugar en el que vas a estar. Vive desde el Aquí y el Ahora, desde el Presente.

Paso 3: Practica la inamovilidad física. Este paso consiste en lo siguiente: En la noche, justo antes de quedarte dormida, y en la mañana, justo cuando empiezas a despertarte, vas a pensar en esa escena de tu meta cumplida que señala el paso anterior. Acá debes tener mucho cuidado con el momento en el que vas a realizar este paso porque no se trata de hacerlo aun estando en estado consciente sino en ese momento de adormecimiento en el estás casi por dormirte, pero aun puedes dirigir tus pensamientos. Lo mismo ocurre al despertarte, haz este ejercicio en ese preciso instante en el que comienzas a despertarte, ese momento en el que estás aun somnolienta. La orden llegará directo a tu subconsciente quien se programará para que dicha acción ocurra. Toda esta acción va dirigida a facilitar la acción sin esfuerzo, entendiendo que como hijos predilectos de Dios las cosas nos llegan fáciles y de forma natural.

Paso 4: No olvides dar las gracias por el deseo cumplido. Repite: Gracias gracias gracias por haber recibido eso que deseas. GB

Déjanos saber tus impresiones sobre este artículo en comentarios y síguenos para que recibas de primera mano más contenido como este

Lo que callan los hombres

¿Por qué el hombre es infiel? ¿Cómo ven los hombres a las mujeres? ¿Los hombres clasifican a las mujeres? Esta y otras preguntas se las voy a aclarar al contarles las confesiones que me dieron varios amigos sobre lo que los hombres piensan de las mujeres

Cerca de mi trabajo funcionan varios sitios de citas, y obviamente debo pasar por esa calle todos los días, entonces me parecía curioso saber ¿Por qué los hombres buscan este tipo de servicios? Cuando seguramente muchos de ellos tienen esposa. Y ¿Qué les atrae a los hombres este tipo de mujeres?, con estas preguntas comenzó la conversación con un amigo que suele comprarme perfumes al mismo tiempo en que tomábamos una tasa de café en aquella panadería frente a la calle Bolivia.

Este amigo con una sonrisa picarona, me responde: Mira Irama el hombre actúa por instintos de macho dominante, este instinto con el pasar de los años algunos de los hombres solemos controlarlo. El macho necesita cazar, es algo así como tener un harén de mujeres, con las que él puede satisfacer su más bajo instinto animal. Y estas mujeres se prestan para cumplir todos los caprichos y fantasías absurdas de un hombre, continuo mi amigo mientras yo observaba como él mojaba sus labios mientras miraba a esa chica de caderas anchas y a la vez a la mujer que ya su cabello pintaba algunas canas.

Lo que que quieres decir es que el hombre no necesita estar enamorado para llegar a la cama con una mujer, ¿Cierto? Se rio, y dijo: Irama estas entrando a la mente del hombre, ¿Tú estás segura que quieres saber como pensamos los hombres? Si, respondí.

¿Tu vez a esa mujer con caderas anchas? Si, la veo.

Bueno, por mi mente están pasando pensamientos nada buenos, al contrario siento la necesidad de estar con ella y cumplir algunas fantasías locas, tratare de explicarte lo que sentimos los hombres. Imagina que el hombre es un imán y la personalidad, la sensualidad, el perfume, la voz, la apariencia, la ropa de una mujer es el magnetismo que nos atraen sin lógica alguna. Tengo a mi esposa -continua contándome- pero las ganas de hacer a esa mujer mía son muy grandes, y es el deseo de poseerla lo que hace que muchos hombres caigamos en este juego. Te confieso Irama que para un hombre no es fácil salir de la tentación, porque nosotros somos muy visuales, y nuestro instinto se activa al más simple estimulo.

¿Y a un hombre le puede gustar dos mujeres al mismo tiempo? Pregunto porque noté que también te fijaste en esa otra mujer, que ya no es tan joven. Nuevamente me sonríe, y me dice: No estás entendiendo nada Irama. El Hombre es un cazador, él jamás va a olvidar su naturaleza. Escúchame bien, si fuese por el hombre éste tendría un harén de mujeres.

Mira a tu derecha, ese hombre que está conversando con la chica de cabello oscuro y que hoy se acostará con ella, y ella será su fiel sirviente, hará todo lo posible por hacerlo sentir un rey, un macho. Pero esto no significa que él no le haya montado el ojo a la otra mujer que estaba parada en la esquina, así que para mañana ese humilde señor cambiará de gustos, porque su misión es satisfacer la necesidad de macho dominante. Al hombre no le importa si la mujer tiene cualidades físicas o no, él solo tiene un propósito en su cabeza, y es poseer a la mayor cantidad de mujeres posibles, todas ellas van a variar en peso, tamaño, color de piel, peso y nacionalidad. Es algo así como nuestro trofeo personal de macho.

Los hombres clasifican a las mujeres? Por supuesto amiga, aunque los hombres solemos negar esta verdad a voces, porque no queremos perder la oportunidad de estar cerca de una mujer. Pero sí, nosotros las clasificamos. Y para hacerte el cuento corto: Hay mujeres que nosotros elegimos como madres de nuestros hijos; también elegimos a las mujeres con quienes queremos compartir nuestras vidas más no son madres de nuestros hijos; y por último las mujeres con quienes solo pasaremos un rato divertido pero que jamás tendríamos hijos ni menos compartir una vida de pareja,. explicó mi amigo.

Todo va a depender -continuo- de los criterios con los que hayan formado a este hombre. Si él es machista, buscará tener una familia con una mujer sumisa que se sienta inferior y que por ende él pueda dominar en todos los aspectos. Pero si el hombre es liberal, por llamarlo de alguna manera, el buscará una mujer que sea independiente, inteligente, trabajadora, etc. Con quien no tendrá jamás una relación estable ni seria, será con esa mujer con la que él desde un principio supo que seria una noche de copas, el hombre se acostará con una mujer por sexo más no por estar enamorado, el enamoramiento del hombre comienza con el compartir a diario con esta mujer, y esto suele suceder muy poco, por eso seguramente has escuchado aquello que dice: “Hombre no deja a mujer”, nosotros sabemos diferencias entre una relación pasajera y la relación que vale la pena.

El mundo de los hombres, de como piensan y como miran a las mujeres es muy amplio, pero he aquí una poco de cómo son los hombres ante las mujeres, y si de alguna manera te sirvió este tema dale Me Gusta, comenta y comparte.

Gracias por leernos…