Todo cambio genera conflicto.

Si algo nos rige como seres humanos es el cambio, nuestra vida está sometida a cambios permanentemente. Desde que nacemos hasta que partamos de este mundo estaremos en un constante proceso de cambio. ¿Recuerdas cuando eras niño? Observa una foto de cuando tenías apenas 5 años, una de adolescente y otra actual, ¿Te das cuenta cómo has cambiado?

Si vivimos en un mundo cambiante y la vida nos somete a transformaciones, ¿por qué muchas veces nos resistimos a evolucionar? ¿Te ha pasado que cuando algo te saca de tu ritmo habitual tiendes a hacer resistencia y esto te genera un conflicto?

Probablemente, en esa circunstancia entras en un estado anímico de negación, te deprimes, lloras y te cierras rotundamente a lo nuevo, no sabes qué hacer. Pero, ¿Has pensado por un momento en que quizás la causa de tu estancamiento y de esa situación que “soportas” actualmente se debe al miedo de salir de tu zona de confort?

En este artículo de iramaygledis te enseñaremos ¿Qué es la resistencia al cambio? ¿Por qué ocurre esta resistencia? y te daremos cinco claves para superarla

Partamos del hecho de que como seres humanos estamos acostumbrados a nuestra rutina y nuestras costumbres, es por ello que cualquier cosa que nos saque de ese “equilibrio” nos va a afectar.

El cambio está íntimamente ligado a tu adaptación al entorno que te rodea y siempre va ser sinónimo de evolución, porque hasta el cambio más drástico te enseñará a ser más fuerte y a descubrir habilidades en ti que bajo ninguna otra circunstancia habrías descubierto.

Los cambios no solo se producen a nivel biológico, también ocurren a nivel personal, es decir, que tu evolución también consiste en que puedes transformar tus actitudes y por ende obtener un gran desarrollo personal que te conduzca hacia el logro de tus sueños más anhelados.

La resistencia al cambio puede considerarse como la reacción emocional y conductual a rechazar lo nuevo, incluso, si esto es algo que puede resultar muy bueno a corto, mediano o largo plazo, y se produce básicamente por la incertidumbre, es decir, el hecho de desconocer que puede pasar si hago esto o aquello, generando un estado de ansiedad.

¿Por qué me resisto a cambiar?

Más allá de resistirse al cambio, el ser humano se opone es al temor a la pérdida, a la idea latente de que ese cambio sea un desacierto.

Son muchos los factores que están vinculados a la resistencia a los cambios, entre ellos, podemos destacar como ya mencionamos el miedo a lo desconocido, la falta de datos respecto a la nueva situación, referencias no favorables basadas en experiencias de terceros, amenazas al ego (perder el estatus, el poder, tiempo, dinero, etc.), miedo al creer que no se está en edad para aprender algo nuevo y desconfianza.

5 claves para superar la resistencia al cambio

Todo cambio pasa por una etapa de conflicto por las razones que ya hemos mencionado, pero, el meollo del asunto está en qué hacer para que esa resistencia no perdure por mucho tiempo. Estamos hablando que en ese proceso de “choque” puedes perder grandes oportunidades por negarte a un cambio.

¿Sabes por qué dicen que la oportunidad la pintan calva? Porque justamente, cuando llega el cambio es tal la resistencia que no vemos la oportunidad detrás de eso que se nos está presentando.

Te voy a contar una anécdota: Recientemente, a una amiga que estaba desempleada se le presentó una oferta de trabajo. Ella estaba muy emocionada porque tenía meses sin trabajar y por fin, de la nada le había llegado una oportunidad. Su actitud en ese instante era contagiante, su rostro volvió a iluminarse, su sonrisa era única y su felicidad envidiable.

Llegó el día de la entrevista. La llamé para saber cómo le había ido y me dijo que bien, el empleo era suyo, pero, ya no la sentía feliz, su actitud distaba de la felicidad que vivía, incluso, hasta antes de entrar a esa entrevista.

¿Qué sucedió? El empleo, pese a que tenía que ver con su profesión que la actividad a realizar era muy sencilla, no le gustaba porque debía utilizar un uniforme de una institución a la que ella le guarda mucha reserva, pues, y había aceptado el puesto por pura necesidad.

Su infelicidad aumentó luego del primer día de trabajo. Solo hablaba de la ineficiencia de quienes allí laboran, de cómo la hicieron perder el tiempo; además, no soportaba las normas tan estrictas y la subordinación.

Luego de escucharla, le pregunté por qué había aceptado ese empleo que la estaba haciendo tan infeliz. Me respondió: -Porque quizás Dios me mandó para allá para que aprendiera algo, quizás ese sea un “empleo puente” de esos que te sirven de trampolín para otras cosas, en el fondo siento que puedo conseguir algo más allí.

-Entonces, ¿si eso es así por qué te resistes y ves solo lo malo?

-Porque soy humana y estoy viviendo mi etapa de conflicto.

Con el paso de los días, mi amiga se fue adaptando a su nuevo empleo y ahora se siente a gusto, y hasta ha dejado de pensar en el “temido uniforme”

Ella generó un cambio porque decidió tomar acción ante la nueva situación, y esa toma de decisión no es otra cosa que abrirse a la posibilidad de experimentar, de vivir la experiencia, después de todo, ¿qué es lo peor que puede llegar a ocurrir?

Así, darle la oportunidad a lo nuevo puede servirte como primer paso para bajar la resistencia el cambio hasta pasar a la etapa de aceptación.

También, te recomendamos hacer una lista de pros y contras de esa nueva situación.

Escribe en un papel, qué ganas y qué pierdes si te das al cambio. Recuerda que lo que no cambia se extingue.

Mantén la calma en todo momento.

Es muy fácil perder el control cuando vemos que nuestro sistema de vida está amenazado, pero, entrar en desequilibrio emocional no te conducirá a encontrar soluciones, es por ello, que, en vez de ofuscarte y satanizar la nueva situación, mantener la serenidad te resultará más productivo, te permitirá pensar con objetividad y tomarás mejores decisiones.

Sal de tu zona de confort. Aunque seguro lo has escuchado o leído muchas veces, salir de la zona de confort puede ser la solución a tus problemas. Quizás sea la comodidad la que te mantiene estancado en este momento.

En su libro La Vaca el Dr. Camilo Cruz explica como muchas veces nos llenamos de excusas para no salir de nuestra zona de confort, echándole la culpa de nuestra “mala suerte” a los demás, a la que nacimos con desventajas o al cruel destino que nos tocó. Al respecto señala:

 

 “Sin ninguna vaca que justifique nuestra mediocridad, no seríamos más que unos incapaces de aceptar la responsabilidad por nuestro éxito. Sin embargo, la vaca nos convierte en personas con buenas intenciones, a quienes infortunadamente la suerte no le ha sonreído y nos convertimos en víctimas del destino. Entonces, como ves, la mediocridad es peor que el fracaso total. Éste al menos te obliga a evaluar otras opciones. Cuando has tocado fondo, y te encuentras en el punto más bajo de tu vida la única opción es subir. Con el conformismo sucede todo lo contrario, puesto que éste engendra mediocridad y a su vez, la mediocridad perpetúa el conformismo. Es ciertamente un círculo vicioso autodestructivo. El gran peligro de la mediocridad es que es aguantable, es vivible. La absoluta miseria, el fracaso total, el fondo, te obliga a tomar cualquier tipo de acción, y cuando estás en dicha situación, cualquier acción es mejor que no actuar”.

– Dr. camilo cruz.

Te pregunto, ¿Qué te impide salir de tu zona de confort? ¿Cuál es tu excusa para no evolucionar?

 Y, por último, acepta el cambio como una bendición que forma parte de tu vida.

Recuerda: Si no evolucionas te extingues. GB

Déjanos saber con tu comentario si te gustó el artículo y cuéntanos si eres de los que se resiste o de los que disfruta los cambios.

No olvides suscribirte a nuestra web para que recibas más artículos como este y síguenos en nuestras redes sociales como @iramaygledis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s