Hoy, quiero darte un extraordinario regalo en el Día del Niño, pero antes, quiero contarte lo que viví al hacer un viaje al pasado, cuando por un momento me detuve a pensar en aquellos años de inocencia.

Por un instante mi niña, esa que llevo allí dentro, se paró firme ante mí para hacerme muchas preguntas. Si hasta parecía periodista en rueda de prensa, pero, ni hacer chiste con eso bajó la guardia de aquella diminuta criatura que con mucho temple me cuestionó como el más despiadado de los jueces.

-A ver dime Gledis, ¿Qué seré de grande?

-Serás periodista, tal y como lo soñaste.

-Empiezas bien. Y cuéntame, ¿Viajaré por el mundo?

-Hasta ahora conoces otro país.

– ¿Uno solo? ¿No más?

-Dije que hasta ahora.

– ¿Y a qué edad me casaré?

-Aun no te casas

– ¡No puede ser! ¿Y eso por qué?

-No preguntes tanto, por Dios.

-Supongo que tampoco tendré hijos.

-Pero, ¡qué pregunta!

-Te la pondré fácil, ¿Dime si aprenderé a manejar bicicleta?

-Ufff… Si, a los 12 años. Nuestro padre ganará un boleto de lotería y nos regalará esa bici de montaña que tanto veíamos cuando íbamos camino a la escuela.

– Tendré perro, ¿Verdad? ¡Dime que tendré un perro!

-Varios perros pasearán por tu vida, pero, tendrás una que te marcará para siempre.

– ¿Aprenderé a conducir?

-Dejarás a media ciudad sin electricidad en esa tarea, ja ja ja ja.

Ella no entendía por qué me reía, solo me veía, fruncía el ceño y en su cara se veía claramente mi típica expresión cuando siento que se me están yendo por la tangente, pero, aun así, ya estoy lista para hacer la siguiente pregunta.

– ¿Tendremos un millón de amigos?

-No, aprenderás que no se trata de tener muchos amigos sino de tener uno que valga por ese millón.

-Dices cosas extrañas.

-Algún día las entenderás.

-Y dime algo más, ¿De grande si me voy a poder enamorar?

-Siiiií, te vas a enamorar.

– ¿Y cómo será?

-Te harán reír, llorar, cantar y hasta pelear.

– ¿Y por qué entonces no me casaré?

-No te dije que no te ibas a casar, te dije que hasta ahora no.

– ¿Y por qué?

– ¡Dios santo! Ahora entiendo por qué soy periodista.

– ¿Te cuesta mucho responder?

-Es que no quiero que te decepciones.

– ¿Qué es decepciones?

– ¡Una decepción es cuando…vamos, por favor, eres muy beba para entenderlo!

– ¿Quieres que me vaya?

-No, por favor. Aún no. –Le supliqué-

Sus ojos se dilataron, cruzó sus bracitos y se fue hacia un lado, inclinó su rostro y en eso recordé que aun hago tales gestos cuando empiezo a incomodarme.

En ese momento de silencio, me dediqué a contemplarla. Pude recordar aquellos muñequitos de Heidi y Pedro que trajo Santa Claus, también recordé las canciones de Supercropolis y aquellos diarios con olores a fresa en los que escribía poemas de cuatro líneas.

De pronto, fui interrumpida por una nueva pregunta.

– ¿Puedo saber algo más?

Suspiré hondo para tomar aire y con todas las fuerzas decirle que no, pero en plena acción nuevamente me interrumpió la niña Gledis.

– ¡Es lo último que voy a preguntar!

-Está bien carajita, pregunta.

– ¿Seremos felices?

La miré fijamente a los ojos sin parpadear, ella hizo exactamente lo mismo. Sucumbí ante su mirada y mordiéndome los labios procedí a responder, es que sabía que no tardaría en volver a cuestionarme, es que ya entiendo por qué suelo ser tan impaciente.

-Sí, serás feliz. Pero te voy a decir algo, serás feliz porque te vas a dedicar a hacer lo que siempre has querido y no lo que te impongan. Serás feliz, pero debes entender que la felicidad serán momentos y siempre vas a procurar que sean más los ratos felices.

También vas a llorar, también superarás pruebas y siempre saldrás airosa. Serás una ganadora siempre, si mantienes ese ímpetu con el que me has abordado.

Al volver a mi realidad caí en cuenta de tantas cosas, a veces nos olvidamos de ser niños y nos dejamos arrastrar por el adulto, ese adulto que por muchas cosas pasa a ser incrédulo y se vuelve hasta frívolo.

Aunque parezca algo fantasioso, darte la oportunidad de hacer ese mágico ejercicio de “encontrarte contigo” te ayudará a entenderte en tu aquí y ahora, te servirá como medidor para saber si has vivido para hacer realidad esos sueños de niños, si te desviaste en el camino o si, simplemente, lo olvidaste, y también, te permitirá hacer un análisis sobre tu vida que te hará reflexionar sobre cuál es tu verdadera misión en este mundo.

Acaso, ¿vinimos a otra cosa distinta a ser felices?

Mi regalo para ti hoy Día del Niño, es que te detengas por un momento y traigas a ese niño que llevas allí dentro, háblale, dile que tenía razón cuando decidió soñar, dile que equivocarse es parte del proceso y tiene permitido hacerlo, dile que no se cuestione, dile que siga así de inocente y travieso, dile que se dedique a reír, a disfrutar de lo sencillo, de lo simple; dile que no es pecado contar estrellas, ni pegar gritos a los aviones; dile que sí, que puede robarse una flor para llevársela a su madre y que Santa Claus aun seguirá llevándole regalos; dile también que queme sus etapas, que no se precipite por querer vivir, dile que todo llega y todo pasa, y sobre todas las cosas abrázalo, dile lo mucho que le amas, dile lo feliz y orgulloso que te sientes de él. GB

Déjanos saber con tu comentario si te gustó el artículo. No olvides suscribirte a nuestra página para que recibas todos nuestros contenidos de primera linea

6 comentarios

  1. Hermoso recordar cuando se era niño siempre se deja volar la imaginación, tristemente muchos no logramos alcanzar esos sueños, pero lo más importante es que nadie te quite tu corazón de niña 👧, así le pedía yo a Dios guarda mi corazón que nunca sea como los adultos y hoy no logre mis sueños pero a estas edades mi corazón de niña sigue ahí , aun veo una muñeca o peluche y siento ternura , me gusta jugar a saltar la cuerda , al escondido y a la rayuela .
    Quiero que el tiempo que Dios me preste en este mundo 🌎 sea sea jugando amando y perdonando como un niño.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s