Existen personas que, de forma consciente o inconsciente, buscan apagar la llama que mantienes encendida hacia el logro de tus sueños. Ellos hacen todo lo que esté a su alcance para quitarte el entusiasmo por el logro de tus metas, ¡Así que debes tener mucho cuidado!

¡Aléjate de los “apaga fuegos”!. No, no te estoy diciendo que te alejes si ves a algún bombero. Nada que ver. Alejarse de un apaga fuegos va mucho más allá. Quizás hasta estés compartiendo tu vida con uno de ellos y ni cuenta te has dado.

Pero, ¿Qué es o quién es un apaga fuego? Me refiero a todas aquellas personas que, de forma consciente o inconsciente, buscan apagar la llama que mantienes encendida hacia el logro de tus sueños. Ellos hacen todo lo que esté a su alcance para quitarte el entusiasmo por el logro de tus metas.

Los apaga fuego son esos que te dan “argumentos lógicos” del por qué debes abandonar tus más grandes deseos. Por ejemplo: Es aquel que te dice que tú no sirves para esto o aquello, es aquel que te dice que no vale la pena que te dediques a tal cosa.

Muchos apaga fuego te van a decir que no intentes algo porque la inversión de tiempo es mucha y tú necesitas resolverte la vida rápidamente. También escucharás frases como: – ¡Tú estás loca!

Un apaga fuego siempre estará allí para apagarte, para volver cenizas tus sueños.  Un apaga fuego te dirá de una y mil maneras que tú no puedes, que eso no es para ti, que soñar es perder el tiempo. Tratarán de cambiar el rumbo de tu vida hacia lo que ellos consideran es el deber ser.

El mayor peligro de enfrentarte a un apaga fuego no es ni siquiera que se trate de un tercero que pueda estar representado en un amigo, un conocido o a algún miembro de tu familia; el mayor peligro viene dado cuando ese apaga fuego eres tú misma, cuando eres tú misma quien te saboteas mentalmente y empiezas a apagarte tu propio incendio de éxito, conformándote con una vida promedio cuando puedes tenerlo todo.

Recuerda algo, cuando se te acerque un apaga fuego, solo haz caso omiso a sus comentarios, él o ella no te está hablando de tus limitaciones, te está hablando de las suyas. Es tu decisión o no si le das el poder de apagar la llama que llevas dentro y aceptas convertir en humo tus sueños y metas.

Evita caer en la trampa de rebatir las opiniones de quien pretende liquidar tus deseos. A veces ignorar y emitir silencio es la mejor estrategia que puedes aplicar para no caer en terreno contrario y terminar en una discusión en la que seguramente saldrás derrotada, pues, el apaga fuego habrá logrado su objetivo.

Y si eres tú misma tu peor enemiga, tu apaga fuego, entonces, presta mucha atención y detente a hacer un autoanálisis. Seguramente te toque trabajar la confianza en ti misma, para ello te voy a recomendar dos ejercicios muy fáciles y prácticos para que los comiences a aplicar desde hoy mismo:

Primero te recomiendo leer Piense y hágase rico de Napoleón Hill. En este libro encontrarás la fórmula para aumentar a diario la confianza en ti misma. Es un método sencillo que te ayudará a recuperar la autoconfianza solo dedicándote diariamente diez minutos de tu valioso tiempo a recordarte que debes confiar en ese maravilloso ser que vez allí todos los días cuando te paras frente a un espejo, ese ser capaz de lograr todo lo que se propone por muy osado que sea, es decir, tú.

Y segundo, te recomiendo que todos los días tomes lápiz y papel para que recuerdes tus grandes victorias. Sí, recuerda y anota una y otra vez, si es necesario, todas las veces que has ganado, que has vencido, que has obtenido algún logro.

Al recordar tus triunfos también estarás recobrando la confianza en ti misma y te sentirás nuevamente con el poder para seguir venciendo.

Sal hoy a triunfar, demuestra todo lo que eres capaz de hacer, mírate usando todas tus potencialidades y verás cómo te pierdes de vista, es que no te vas a reconocer, y lo mejor de todo, en ese preciso momento serán quienes pretendieron apagar tu fuego los que te aplaudan y seguro se atreverán a afirmar que creían en ti.

Que nada ni nadie apague ese fuego que llevas dentro, esa llamarada de pasión que te mantiene encendida y que día a día te impulsa a transformar tu vida. Mereces vivir la vida tus sueños. GB

Si te gustó el artículo déjanoslo saber con tu comentario y cuéntanos si alguna vez te has topado con algún “apaga fuego”