Aunque a estas alturas todavía existan quienes piensan que utilizar redes sociales es solo una pérdida de tiempo, hay por otro lado quienes demuestran a diario cómo pueden surgir cosas maravillosas que traigan beneficio a miles de personas con tan solo una publicación en cualquiera de estas redes.

Tal es el caso de la Dra. María Torrealba, una pediatra-puericultor venezolana que encontró en las redes sociales una gran aliada para cumplir con la sagrada misión de salvar vidas y en esta oportunidad nos cuenta cómo mostrando su arduo trabajo ha logrado conectar con miles de personas dentro y fuera de Venezuela quienes la siguen a través de Instagram gracias a sus publicaciones en las que refleja el resultado del esfuerzo y lo que es capaz de hacer alguien cuando se trabaja poniendo el corazón en lo que se hace.

La visión a través de La Mirada de Andrés

Todo inició cuando hace algunos años la Dra. Torrealba recibió a un niño en el Hospital Universitario “Ruiz y Páez” de Ciudad Bolívar, estado Bolívar-Venezuela, en situación de completa desnutrición.

“Había estado varias semanas hospitalizado en diversos centros de salud de la región y llegó a nosotros en condiciones críticas, y justo en ese momento no había antibióticos en el hospital. Entonces, conseguimos solo una ampollita para aplicarle, pero, hasta allí llegamos. ¿Ahora qué hacíamos? Se me ocurrió montar la publicación en mi Instagram personal y la foto del niño porque tenía una infección ocular en ambos ojos, era una infección grave y, bueno, esa publicación se hizo viral. A partir de allí comenzó a llegar mucha ayuda a su mamá. El niño, quien se llama Andrés, se salva, pero a causa de unas úlceras corniales perdió la vista. Entonces dije, si pudimos ayudarlo a él vamos a ayudar a los otros niños que están aquí también”, cuenta la Dra.

Inspirada en la mirada de Andrés, la galeno observando el padecimiento que vivían también los pacientes y sus familiares en el área de pediatría del hospital quienes en su mayoría venían de lugares lejanos, decidió crear un grupo de apoyo. Así nace la fundación que hasta ahora ha otorgado y sigue otorgando ayudas a muchos niños.

“La mayoría de los pacientes no son de la ciudad, no tenían qué comer, no tenían tratamiento y empecé a crear un grupo de ayuda. Inspirada en Andrés decidí colocarle este nombre a la fundación: La Mirada de Andrés, y desde allí estamos con este proyecto”, agrega.

Son miles de niños los que se han recuperado y salvado gracias a La Mirada de Andrés, labor que puede ser detallada en las publicaciones de Instagram tanto en la cuenta oficial de la fundación @fundacionlamiradadeandres como en la cuenta personal de la Dra. @dramariatpediatra

“Vas a ver más de 4 mil publicaciones y cada una es un caso, generalmente. Son niños que hemos salvado de desnutrición severa, hemos pagado operaciones, válvulas, entre otros”, destaca.

El alcance de La Mirada de Andrés ha sido indetenible pese a la grave crisis económica y social que golpea a Venezuela en la actualidad.

“Hoy en día contamos con 2 comedores en zonas de mucha vulnerabilidad en la ciudad. Ambos funcionan toda la semana. Hacemos entregas de comida en asilos, jornadas los fines de semana, entregamos bolsas de alimentos y apoyamos en una jornada nocturna con cenas para las personas que viven en la calle, pagamos estudios de laboratorios, resonancias, tomografías, medicamentos de alto costo. De verdad que hacemos de todo”.

El impacto de toda esta labor ha tocado los corazones de muchas personas, incluyendo, dueños de empresas que también han brindado su mano amiga para que La Mirada de Andrés siga ayudando a los desposeídos.

Prueba de ello es el plan nutricional realizado por la fundación gracias a la iniciativa de la empresa privada, en el que lograron recuperar a más de 300 niños en ambulatorio y hospital entregándoles mes a mes la cantidad necesaria de nutrientes.

“Fue una época muy bonita hace más de un año. Hasta ahora seguimos entregando fórmulas a niños que no pueden ser amamantados, en desnutrición extremas, niños cuya madre ha falleció. También hemos apoyado con comida las dos casas hogares que están en la ciudad”, expresa la Dra.

– ¿Cómo logró conectar con su labor a tanta gente a través de sus redes sociales?

-Trabajando. Mostrando lo que hago. Trabajo mucho. Salgo muy temprano de casa, voy a mi consulta, voy al hospital. Si se necesita algo me devuelvo. Grabo la cara de felicidad de los niños, de las mamás y creo que esa sonrisa transmite ese mensaje de aliento y alegría que quiero difundir, ese mensaje que dice a mamá aquí estamos y entre todos podemos ayudar a tu hijo. Creo que eso ha conectado con mucha gente.

– ¿Considera que haciendo uso eficiente de las redes sociales se pueden hacer grandes cosas?

-Claro que sí. Para mí lo importante de toda la labor ha sido poder usar ese canal para multiplicar el mensaje, llevar la información, incentivar a las personas para que de una u otra manera ayuden a su vecino, a su familia, porque en este momento en diferentes medidas todos estamos padeciendo por la crisis del país y la Pandemia, entonces, yo creo que ha tenido un muy buen impacto.

-¿Dónde ve capitalizado ese impacto?

-Cuando veo que tengo muchas personas que se han sumado a la labor de ayudar, cosa que me alegra muchísimo, me motiva a seguir mostrando los vídeos de cómo llega un niño a nuestras manos y como es su proceso de recuperación, para enseñar a las personas que, si se puede ayudar de manera desinteresada. 

– ¿De dónde saca el tiempo para publicar en Instagram en medio de tantas ocupaciones?

– Todavía hay mucho material que no he podido publicar de donaciones que hemos hecho, porque el tiempo a veces se hace corto. Es un trabajo arduo que hacemos con mucha responsabilidad y mucho cariño. Hay fotos que me mandan que muchas no las puedo publicar, pero en su mayoría es gente diciéndome que recibió una ayuda y eso me llena mucho porque siento que el mensaje ha sido recibido.

– ¿Cómo ha sido el crecimiento de sus redes sociales con todo esto?

-Mis redes han crecido de manera orgánica, han crecido solas. Mi cuenta en Instagram la manejo yo. Todo lo que allí muestro es real, es lo que se hace con La Mirada de Andrés.

– ¿Cuál es la mayor satisfacción que le deja toda esta labor?

-La vida. Los niños recuperados, los niños salvados. El trabajo médico es importante, pero siempre ese medicamento o alimento que hace falta y que alguien puede donar también lo es. Salar una vida lo es todo. (GB)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s